“La comunicación calumniosa es el inicio de las dictaduras”

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 18 de Junio del 2018.- En la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco recuerda la seducción del escándalo y del poder de la comunicación calumniosa. Basta pensar en la persecución de los judíos en el siglo pasado. Un horror que sucede también hoy.

 

La reflexión del Papa parte de la historia de Nabot narrada hoy en el Primer Libro de los Reyes y propuesta en la Primera Lectura. El rey Acab desea la viña de Nabot y le ofrece dinero. Aquel terreno pero forma parte de la herencia de sus padres y por lo tanto el hombre lo rechaza. Entonces Acab que era “caprichoso”, hace como los niños cuando no obtienen lo que quieren: llora. Luego, siguiendo el consejo de su mujer cruel, Jezabel, lo acusa de falsedad, lo mata y toma posesión de su viña. Nabot,  señala el Pontífice – es pues un “mártir de la fidelidad a la herencia” que había recibido de sus padres: una herencia que iba más allá de la viña, una “herencia del corazón”

 

El Papa Francisco evidencia que, la historia de Nabot es paradigma para la historia de Jesús, de San Esteban y de todos los mártires que han sido condenados usando un escenario de calumnias. Pero es también un paradigma en el modo de proceder de mucha gente, de “tantos jefes de Estado y de Gobierno”. Se comienza con una mentira y, “después de haber destruido sea una persona, sea una situación con aquella calumnia”, se juzga y se condena.

 

El apóstol Santiago habla justamente de la “capacidad destructiva de la comunicación malvada”. En conclusión, el Papa Francisco exhorta a releer la historia de Nabot en el capítulo 21 del Primer Libro de los Reyes y pensar “en tantas personas destruidas, en tantos países destruidos, en tantas dictaduras con ‘con guantes blancos’, que han destruido los países.

 

Con información de: Vatican News.