Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
No. 21/2020
Prot. No. 533/2020
17 de Noviembre de 2020

Circular

A toda la Iglesia que peregrina en Monterrey, ¡la paz esté con ustedes!

Estimados hermanos, la situación que hemos vivido y estamos viviendo en este año 2020 a todos nos está enseñando duras lecciones, el Papa Francisco desde la encíclica Laudato sí hasta las exhortaciones apostólicas Evangelii Gaudium, Gaudete et Exsultate y Querida Amazonia nos invita a leer los signos de los tiempos. 

Estas señales nos dicen que estamos en una especie de encrucijada. Dos caminos se abren ante nosotros, dos maneras diferentes de abordar la emergencia.

Un primer camino consiste en permanecer inmóviles, esperando que la epidemia siga su curso (pensando que tal vez "tarde o temprano esto pasará") y esperando que llegue la vacuna. El otro camino, en cambio, nos lleva a salir en la búsqueda de aquellos que necesitan nuestra ayuda. Podemos ayudar a mostrar el rostro de una Iglesia al servicio de nuestros hermanos y hermanas, solidaria con su sufrimiento y abierta a sus necesidades. Una Iglesia consciente de ser "Pueblo de Dios" en camino (cf. Lumen Gentium, 9), que afronta con valentía los desafíos del presente, poniendo su esperanza en Cristo ahora y en miras hacia el futuro.

En medio de esta situación en nuestra Iglesia de Monterrey hemos visto muchos signos de esperanza: jóvenes repartiendo despensas, llevando medicamentos a quienes no pueden salir de sus casas, comedores solidarios ofreciendo comidas, nuestras casas de migrantes sin parar de dar sus servicios, multiplicación de celebraciones litúrgicas ofrecidas por medios electrónicos, en fin, un sin número de acciones que muestran una Iglesia activa y en misión permanente.

No quisiera dejar de mencionar otro de esos signos de esperanza, el hallazgo de la Virgen de Guadalupe en el Río Santa Catarina perdida hace 10 años. 

Todos estos signos nos muestran que Dios siempre nos acompaña y se hace presente en la vida del ser humano, nos muestran que la Iglesia unida a nuestra Madre siempre está ahí para poner su granito de arena para ayudar al ser humano.

Nuestra Arquidiócesis se ha caracterizado siempre por ser solidaria con las necesidades de nuestros hermanos menos favorecidos de Nuevo León y también en muchas ocasiones de otros lugares de nuestra nación.

Como todos los años con el primer domingo de adviento comienza la campaña del Diezmo 2020 – 2021, sabemos que este año esta campaña está marcada por la situación antes descrita. Pero la tarea evangelizadora y de ayuda social que hace la Iglesia no puede parar y necesitamos de tu ayuda. Como ya he dicho en otras ocasiones el Diezmo se destina a: ayudar a los hermanos necesitados, a acciones de evangelización, a ayudar a parroquias necesitadas y a manifestar la gratitud del Pueblo de Dios por cuidar y apoyar a los sacerdotes mayores o enfermos.

Quisiera invitarles de manera especial este año, a que más que ver en el Diezmo el cumplimento del 5º mandamiento de la Iglesia, fuera sobre todo una expresión de nuestra generosidad en los momentos de prueba y necesidad. Como siempre he dicho en diversas ocasiones, el que desee aportar que lo haga con alegría y de acuerdo a sus posibilidades, confiando en que como Iglesia seremos responsables con la ayuda otorgada.

Este año la campaña del diezmo 2020 - 2021 inicia con las colectas de las misas del sábado 28 y domingo 29 de noviembre y se extiende, para los que no puedan cumplirlo en esa fecha, durante los siguientes meses, especialmente enero y febrero. Se puede entregar en cualquier templo dentro del sobre para ello destinado, en la alcancía del Diezmo, directamente en la Tesorería de nuestra Arquidiócesis, en línea o depositarlo en las cuentas para este fin (estas dos últimas opciones se pueden ver en https://tudiezmo.com ). 

Pido a los párrocos, administradores parroquiales, rectores de templos y demás sacerdotes encargados de comunidades, enviar íntegramente a la Tesorería de esta Arquidiócesis, la colecta de los días señalados y posteriormente lo que para dicho fin se recaude. Por la situación que estamos viviendo la parroquia que no pudiera mandar la colecta íntegra de estos dos días puede quedarse con el 10%.

Dios mueva nuestro corazón al agradecimiento y a la corresponsabilidad para que dar nuestro Diezmo sea un signo de gratitud a Dios por todo el amor y bendiciones que nos da durante todo el año.

¡Virgen Santísima del Roble, cúbrenos con tu manto!