Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
No. 13/2020
Prot. No. 255/2020
4 de Junio de 2020

Circular

A todos los párrocos, administradores y rectores 
de la Arquidiócesis de Monterrey, ¡la paz esté con ustedes!

Estimados hermanos sacerdotes:

Pidiéndole a Dios sabiduría para las autoridades civiles, como lo ha hecho la Iglesia a lo largo de su historia y especialmente en tiempos de dificultad, con alegría hemos recibido lo dispuesto en el Acuerdo número 6/2020 emitido por el Gobernador Constitucional del Estado de Nuevo León relativo a la implementación de acciones para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19) en el Estado de Nuevo León.

Dicho acuerdo exhorta a que, desde el 31 de mayo y hasta el 4 de junio, en los recintos religiosos, en nuestras iglesias, coordinemos las actividades necesarias para la preparación de la fase previa a la reapertura con acciones tendientes a la sanitización, sin conglomerar a más de 20 personas, y enunciadas en la fracción III de dicho Acuerdo. Las disposiciones relacionadas con nosotros son:

a) No se podrán realizar reuniones o congregaciones de más de 20 personas en espacios que realizan actividades definidas como esenciales, debiendo cuidar la sana distancia de 1.5 metros;

b) Las personas deberán lavarse las manos frecuentemente;

c) Las personas deberán estornudar o toser aplicando la etiqueta respiratoria;

d) No saludar de beso, de mano o abrazo;

e) Deberán implementar filtros de seguridad sanitaria en las entradas y salidas de los centros de trabajo, establecimientos…;

h) Todas las demás medidas de sana distancia, emitidas por la Secretaría de Salud del Estado, incluyendo los lineamientos de seguridad sanitaria en el entorno laboral publicados por la Secretaria de Salud, en coordinación con las Secretarías de Economía y del Trabajo y Previsión Social, así como con el Instituto Mexicano del Seguro Social.

También debe considerarse el uso obligatorio de cubrebocas (fracción V del acuerdo).

Así, con el fin de preparar apropiadamente estas medidas, que en lo sustancial están contenidas en los Principios, normas y orientaciones para el regreso gradual a las actividades pastorales y la administración de los Sacramentos (Prot. No. 238/2020), del 30 de mayo de 2020, y los Principios básicos y normas generales para los colaboradores (Prot. No. 239/2020), del 30 de mayo de 2020, de nuestra Arquidiócesis, determino que a partir de hoy y hasta el día 14 de junio del presente:

PRIMERO. Que todos los párrocos, rectores o administradores, antes del 05 de junio, deberán establecer un equipo de 20 personas, trabajadores o voluntarios, para preparar apropiadamente las iglesias y demás recintos que nos pertenecen, con las medidas antes mencionadas;

 SEGUNDO. Que dicho equipo puede comenzar a trabajar desde hoy en la preparación de todos los recintos;

TERCERO. Que diariamente deberá firmarse un acta de las actividades realizadas (v.gr. sanitización, señalamientos de sana distancia, bloqueo de bancas y espacios no disponibles, etc.) que deberá ser firmada por el párroco, rector o administrador y dos testigos de entre los trabajadores o voluntarios;

CUARTO. Que, con el fin de practicar los protocolos necesarios, el equipo de 20 personas podrá participar de la celebración diaria de la misa, tanto con un fin espiritual como con el fin práctico de revisar la implementación de los protocolos.

Considerando la Fracción IV de dicho acuerdo, no deberán formar parte del equipo de sanitización, ni como trabajadores ni voluntarios, personas mayores de 65 años, en estado de embarazo, madres con hijos en nivel educación básica o puerperio, personas diagnosticadas de hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedad cardiaca o pulmonar crónica, inmunosupresión, insuficiencia renal o hepática. Así será importante, a la hora de establecer el equipo mencionado, hacer un acta de los integrantes y que cada uno firme una declaración de estar libre de esas cuestiones.

En caso de que alguien se ofrezca como voluntario y no pueda hacer esa declaración, no deberá ser aceptado; los trabajadores que no puedan hacer esa declaración, por estar afectados por dichas circunstancias, deberán ser enviados a casa y recibir el sueldo íntegro que les corresponde.

El Acuerdo provee la apertura propia del culto público, con los protocolos previstos y ensayados, para el 15 de junio del 2020 con un aforo del 50 por ciento, si así lo permiten las condiciones epidemiológicas.

Sin embargo, habiendo consultado a todos mis Vicarios Generales y mis Vicarios Episcopales, que me han llamado a considerar la cantidad de fieles que asisten a nuestras iglesias y demás recintos religiosos, así como la necesidad que tenemos de practicar a gran escala nuestros protocolos, he decidido disponer sobre la apertura al público de nuestros recintos, tanto para el culto, como para la evangelización y los trámites administrativos relacionados con el culto y la evangelización:

PRIMERO. Que, por prudencia y el bien de nuestros fieles, alcancemos el aforo del 50 por ciento gradualmente y analizando sinodalmente cada paso que damos; 

SEGUNDO. Que, a partir de la constitución del grupo de 20 personas para la sanitización y hasta el 19 del mes en curso, estas serán las únicas personas que podrán ser admitidas a participar de la celebración de la Santa Misa;

TERCERO. Que, a partir del 20 de junio, siempre y cuando se haya cumplido con las previsiones necesarias (v.gr. sanitización, señalamientos para la sana distancia, colocación de infografías, disposición de gel antibacterial, de tapetes desinfectantes para los zapatos, etc.) podrá admitirse en cada recinto hasta el 10 por ciento del aforo máximo de personas sentadas;

CUARTO. Que para tener claridad de cupo máximo de los recintos y de las personas que podrán ser admitidas, los Vicarios Episcopales de cada Zona Pastoral, visitando personalmente las iglesias parroquiales y escuchando la voz de los párrocos, rectores o administradores sobre los demás recintos, dirigirán a estos últimos, a más tardar el 14 de junio, una carta personal señalando con claridad el número máximo de personas que podrán ser admitidas a partir del 20 de junio;

QUINTO. Que, en los casos que el 10 por ciento del recinto exceda las 100 personas, solo podrá admitirse hasta este número, es decir, en ningún caso los presentes deberán exceder 100 personas;

SEXTO. Que estas disposiciones aplican tanto para misas feriales como dominicales, ordinarias y especiales (v.gr. quince años, bodas), exceptuadas las que a continuación se excluyen expresamente;

SEPTIMO. Que, por lo pronto, hasta el 01 de julio del año en curso, no podrán celebrarse las llamadas misas con niños, primeras comuniones comunitarias (las primeras comuniones individuales ya pactadas se celebrarán respetando todos los protocolos, pero no podrán agendarse nuevas), confirmaciones, bautismos comunitarios, bodas comunitarias, quince años comunitarios y que para su organización es necesario esperar a tener el placet; 

OCTAVO. Que no podrán celebrarse fiestas patronales o que, en todo caso, estas se limitarán a la santa misa solemne y actos piadosos con el aforo permitido según el día; 

NOVENO. Que el 01 de julio del año en curso, recurriendo de nuevo al consejo de mis Vicarios Generales y mis Vicarios Episcopales, así como considerando cualquier disposición que la autoridad competente pueda emanar, analizaré la situación y dictaré las nuevas disposiciones en la materia.

Considerando el cumplimiento eficaz de los protocolos y conociendo la naturaleza inquieta propia de la infancia, llamo a los padres o tutores con niños de 12 años o menos a, por lo pronto, no llevarlos a la iglesia y continuar siguiendo las transmisiones por redes sociales y televisión que como Iglesia realizamos. De igual forma, considerando los grupos de mayor riesgo, invito a las personas mayores de 65 años o que padecen hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedades cardiacas o pulmonares, inmunosupresión o insuficiencia renal o hepática a permanecer en sus hogares siguiendo las mismas transmisiones por redes sociales o televisión. Es importante saber que la dispensa del precepto dominical y fiestas de guardar continúa vigente hasta que la autoridad competente declare que ha llegado a su fin la contingencia sanitaria. Así, nadie debe sentirse obligado a poner en riesgo su salud o la de los demás por asistir a misa: cada uno con mucha prudencia puede tomar la decisión más conveniente.

Es conveniente, pues, que durante este tiempo que reactivamos el culto público y los servicios de evangelización y pastoral seamos muy prudentes y puedan comunicar todas las consideraciones importantes para tomar las mejores decisiones a sus Vicarios Episcopales para que estos puedan manifestarlas durante las sesiones de consulta. No podemos bajar la guardia y debemos mantenernos preocupados por la salud y bienestar de nuestros fieles. Les pido encarecidamente que no tomen a la ligera la aplicación de toda medida preventiva por el bien de la comunidad, además de mantenernos alerta colaborando con las disposiciones que la autoridad competente en la materia vaya dictando.

Encomiendo a la Virgen Santísima del Roble estas actividades de prevención, pues es una forma que ella, a través de nosotros sus hijos sacerdotes, pondrá bajo su manto la salud de todos aquellos que asistan a rendirle culto público a su Hijo amado, nuestro Señor Jesucristo.

¡Virgen Santísima del Roble, cúbrenos con tu manto!

¡Venerable padre Raymundo Jardón, ruega por nosotros!