Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
Prot. No. 819/2019
10 de Octubre de 2019

Rescripto

A TODA LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY, ¡PAZ Y BIEN!

Dentro de este mes misionero extraordinario, propuesto por el Santo Padre, he querido que también en nuestra Arquidiócesis, fiel a nuestro lema En misión permanente, de manera visible nos unamos a esta intención y por ello he visto conveniente constituir nuevas comunidades parroquiales que nos ayuden a atender mejor a los fieles que viven a las afueras de nuestra gran metrópoli. 

El municipio de Juárez, como ya he mencionado en otras ocasiones, cuenta con nuevas colonias y asentamientos humanos que requieren de nuestra atención pastoral. Si bien los padres que trabajan en esa zona pastoral dedican mucho tiempo y esfuerzo por responder de la mejor manera posible la solicitud pastoral de los fieles, es un hecho que se requiere seguir fomentando la creación de comunidades parroquiales que vayan estructurando la pastoral, que atiendan de una manera más organizada y sistemática las necesidades espirituales de nuestros hermanos.

Así, a petición del Pbro. Gerardo Ruiz Caballero, párroco de la parroquia San Judas Tadeo en Juárez, del Pbro. Demetrio González Espinosa, Decano del Decanato de Cristo Rey y del Vicario Episcopal de la Zona Pbro. Jaime Dávila Hernández, y después de haberlo visto con el Consejo Presbiteral, he tomado la decisión de erigir y por estas letras, en uso de mi autoridad ordinaria como Obispo diocesano (c. 515 §2).

ERIJO 
LA MISIÓN PARROQUIAL SAN FRANCISCO DE ASÍS
EN JUÁREZ, N. L. 

La comunidad de fieles que la formarán y, por lo tanto, desde el día de la legítima erección canónica quedan separados del gobierno pastoral del párroco de la parroquia de San Judas Tadeo, son todos aquellos que tengan su domicilio o cuasidomicilio dentro del siguiente territorio limitado por los fraccionamientos enlistados a continuación:

• San Francisco
• La Aurora
• Vistas del Seminario
• Valle del Seminario

Esta comunidad quedará dentro del Decanato de Cristo Rey. Además le concedo a esta misión parroquial, de forma análoga, todos los derechos y se carga con todas las obligaciones que corresponden a una parroquia en el derecho universal, derecho particular y las legítimas costumbres de nuestra Iglesia local, incluida la legítima personalidad jurídica. Su rector deberá cuidar que se inicie el libro de gobierno con la inclusión de este rescripto, su nombramiento y el acta de la erección, así como que se continúe su redacción para contener la historia de esta comunidad. También llevará y cuidará los libros de bautismos, confirmación, comunión, matrimonios y difuntos en esta misión parroquial (c. 535 $1).

El Pbro. Juan Carlos Arcq Guzmán, rector general de nuestro Seminario Arquidiocesano, desempeñará el oficio de primer rector de esta misión parroquial, concedo que siga residiendo en el seminario mayor (c. 533 §1), pero deberá cuidar que se cumpla muy bien con la catequesis, la liturgia y las obras de caridad que deben distinguir a una comunidad cristiana (c. 528 §) procurando, de forma especial, la promoción de la misión de los fieles laicos en la Iglesia y en el mundo (c. 529 §2) y buscando formas de conocer y convivir con los fieles que le han sido encomendados (c. 529 §1). 

Así mismo, el Pbro. Marcos Montealvo Veras, Vice-rector de nuestro Seminario Arquidiocesano, fungirá como primer Capellán de esta parroquia, auxiliando al padre Juan Carlos en las labores descritas arriba. 

Confío en que los dos sabrán compaginar sus responsabilidades actuales, con todo lo que conlleva la cura de almas de esta nueva Misión Parroquial.

Lo dispuesto en este rescripto se ejecutará con su lectura pública en la misa que presidiré el sábado 12 de octubre de 2019 en el lugar de esta nueva misión parroquial. Este día deberá ser considerado el día de la erección canónica de esta comunidad y tomarán posesión los cargos mencionados anteriormente el Pbro. Juan Carlos Arcq Guzmán y el Pbro. Marcos Montealvo.

Confío a la protección amorosa de Nuestra Señora del Roble, patrona de nuestra Iglesia, la vocación a la vida, a la fidelidad y a la santidad de todos los fieles que conformarán esta comunidad y exhorto a los padres mencionados a que sean también promotores de la vocación sacerdotal que he pedido se realice en todas las comunidades.