Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
28 de Agosto de 2019

Mensaje

Estimados hermanos:

En vistas a los cambios de sacerdotes que año con año se realizan en las parroquias y para evitar confusiones e injusticias en el pago del seguro de gastos médicos, el comité para el gasto médico de los sacerdotes, con la aprobación del Sr. Arzobispo, ha decidido aplicar ciertos criterios de pagos de los seguros. 

Asumiendo que el seguro de gastos médicos le corresponde pagarlo a las parroquias por cada sacerdote que sirve ahí, se establecen los siguientes criterios:

• El cobro de los SEGUROS ya no se hará por una persona específica (es decir: por el “Pbro. José Orozco”), sino que se pagará según la estructura ministerial de la parroquia; es decir, se paga por el párroco y vicario o vicarios que tiene la parroquia, independientemente del sacerdote específico que ocupe ese cargo (por ejemplo: “por el párroco de San José”).

• Si hay cambio de párroco y/o vicario, la parroquia sigue pagando por los cargos ministeriales que permanecen, no importa que el párroco o vicario que llegue ya hubiera pagado en su parroquia anterior.

- Ejemplo I: Si Juan Armando es párroco de San Benito y la parroquia pagó en 6 meses su seguro, y es cambiado en agosto a San Juan de los Lagos, donde se estaba pagando el seguro del párroco anterior a 12 meses; al llegar Juan Armando a San Juan de los Lagos, se continuará pagando el resto de los meses que falten de los 12 establecidos por esa parroquia.

- Ejemplo II: Si el párroco de San Juan de los Lagos, que estaba pagando a 12 meses, es cambiado a San Benito, donde ya se había terminado de pagar el seguro, al llegar a San Benito, ya no pagará más el seguro.

• Si hay cambio de estructura ministerial, es decir, si se quita o se agrega un vicario a la estructura parroquial sucederá lo siguiente: 

- Si se agrega un vicario, se pagará los meses correspondientes de ese año. 
- Si se quita un vicario, se deja de pagar por ese puesto que ya no existe.

De esta manera queremos evitar la injusticia hacia las parroquias, pues haciendo depender las cuotas de sacerdotes específicos, a raíz de los cambios, una parroquia pudiera acabar pagando más de una cuota por sacerdote. 

En cuanto al OCEAS, se seguirá el mismo criterio anterior. En caso de que un párroco ya no califique para pagar la cuota, entonces esa parroquia donde esté, se verá librada de pagar esa cuota.

En comunión de oraciones, quedo a su servicio.