Documentos

Busqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
No. 13/2017
Prot. No. 891/2017
21 de Noviembre de 2017

Circular

A TODA LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY, ¡PAZ Y BIEN!

Estimados hermanos y hermanas,

Es de dominio público el déficit socio ambiental que padecemos quienes poblamos la Zona Metropolitana de Monterrey. Uno de los indicadores más preocupantes es que aumentan los días de exposición inconveniente a los contaminantes atmosféricos, situación que empeora en las temporadas de otoño e invierno.

También en esta época del año proliferan expresiones litúrgicas y festivas para celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe y la Natividad del Señor, en las que abundan peregrinaciones, con sus tradicionales danzas, cantos y rezos. No pocas veces, a esta religiosidad le acompaña el uso de la pirotecnia (cohetes y fuegos artificiales).

Al cautivarnos con su esplendor y maravillosos colores, a menudo se olvidan algunas de las consecuencias negativas que acarrea, pues afecta el ecosistema y perturba a la fauna con el ruido y las luces. Además, aumenta la cantidad de basura por las calles, todo esto sin considerar el costo que pudiera destinarse a otras causas que no dañen el medio ambiente.

Lejos de la visión catastrófica ante la citada problemática, les exhorto a que asumamos el compromiso de cuidar del sistema vida, tal como lo pide el papa Francisco, apostando por un estilo de vida austero y solidario, más amigable con nuestra Casa Común. De ser posible, hemos de evitar toda pirotecnia; asimismo, reducir el uso de ofrendas florales y cooperar con despensa y/o ayuda a las personas necesitadas, explicándoles a nuestras comunidades de fieles las razones aquí expuestas de tales propuestas. Estas sugerencias no deben restar belleza y alegría a nuestras fiestas religiosas.

Honremos a María en su advocación de Guadalupe, tan cercana al corazón y la vida de las y los mexicanos, con una devoción respetuosa de la salud y la mejor vida en nuestra Zona Metropolitana de Monterrey. Que ella nos bendiga y nos guarde en nuestro caminar como Iglesia arquidiocesana.

En la Sede del Arzobispado de Monterrey, a los 21 días del mes de noviembre del año del Señor 2017.