Arquidiócesis de Monterrey
 





SE REÚNE NUNCIO APOSTÓLICO CON SACERDOTES DE MONTERREY
 

"Cada sacerdote, cada obispo tiene que ser la presencia del Señor que se hace cercano"

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org). 10 enero 2017. El Nuncio Apostólico Franco Coppola se reunió con sacerdotes del presbiterio de Monterrey para tener un primer encuentro con los pastores que guían el pueblo de Dios en estas tierras regias. Con sencillez y una sonrisa el representante del Papa fue saludando a los sacerdotes que se encontraba en su camino.

Durante el encuentro el Arzobispo de Monterrey Mons. Rogelio Cabrera López dio la bienvenida a Mons. Franco Coppola y posteriormente algunos sacerdotes expresaron algunas palabras al Sr. Nuncio, entre ellas palabras de gratitud y alegría por su presencia.

Durante sus primeras palabras Mons. Franco Coppola expresó su admiración por México: "Mi encuentro con ustedes en Monterrey me sirve para conocer este país muy lejos de donde yo he nacido, crecido, muy lejos de donde yo he trabajado antes como Nuncio, su país es grande, tiene mucha historia, mucha diversidad, originalidad, hay mucho que conocer".

"Cuando llegue hace tres meses me di cuenta de la devoción impresionante por la Virgen de Guadalupe y en verdad es algo extraordinario que ustedes tienen y un gran privilegio que hizo la Virgen al aparecerse aquí".

La pobreza y desigualdad el gran reto de la Iglesia

Al referirse Mons. Coppola a sus primeras impresiones sobre las necesidad y retos en nuestro país señaló: "hay algunas cosas que me han impresionado y una de estas lo dije desde el principio, es las desigualdades de personas que son de las más ricas del mundo, lugares donde hay un desarrollo extraordinario, pero al mismo tiempo es un país tan grande donde hay lugares que parecen olvidados".

"Yo he hecho desde mi llegada varias veces referencia a todas las personas que son menos afortunadas, las dos cosas que me han impactado, por un lado, es la pobreza, por otro lado, la violencia, hay lugares donde las familias no viven tranquilas para nada, y yo solo tengo la posibilidad de invitar como familia cristiana el rumbo que debemos de tomar, como las primeras comunidades cristianas".

"Si somos una familia debemos de acordarnos de estas familias que viven de esta manera y creo que este es el desafío de la Iglesia", añadió el Nuncio.

Recomendación a sacerdotes

Al responder el representante del Papa en nuestro país una pregunta realizada por un sacerdote sobre qué consejo les daba para su vida apostólica el Nuncio dijo: "Creo que tenemos todos que aprender de este tiempo que acabamos de celebrar, de la Navidad, llegó el Mesías y no lo hizo como el Nuncio que llegó y fue recibido por el Arzobispo, encontró sacerdotes, llegó el Mesías y no fue reconocido, no fue aceptado y se quedó en las periferias de Belén, lo que tenemos que hacer como sacerdotes es vivir con ellos".

"Antes de empezar este trabajo, en mi pueblo de origen nunca salía en coche, siempre a pie, porque esa era la manera de encontrarme con las personas, en carro uno no se encuentra a las personas, uno va de un lugar a otro lugar, a veces es necesario, ¿pero cuanto tiempo pasamos caminando por las calles de nuestra parroquia encontrando en su lugar a nuestros feligreses en sus casas?, no recibiéndolos, encontrándolos en su casa, creo que es algo necesario y muy importante"

"La gente necesita ver el Señor cerca de ellos y ustedes cada sacerdote, cada religioso, cada obispo tiene que ser la presencia del Señor que se hace cercano, creo que esto debemos aprender de Navidad y la invitación que nos hace el Papa Francisco con la sensibilidad que lo caracteriza, la dirección que pide a toda la Iglesia, hacerse cercano".

Finalmente, el Nuncio apuntó: "Espero en estos días conocerlos de cerca, para mí es muy importante conocerlos".

Por. Juan Pablo Vázquez Rodríguez