Arquidiócesis de Monterrey
 





"QUE LOS CATÓLICOS SEAN BUENOS CRISTIANOS Y BUENOS CIUDADANOS", ARZOBISPO DE MONTERREY
 

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 10 de enero 2016. Ante el incremento en los índices de robos y violencia en el área metropolitana el Arzobispo de Monterrey declaró sobre la contribución que tiene la Iglesia para prevenir estos delitos: "En pocas palabras tenemos la tarea como Iglesia de que los católicos sean buenos cristianos y buenos ciudadanos, esas dos aéreas tenemos que formar, tenemos que formar a los discípulos de Cristo siendo fieles a la Palabra del Evangelio, pero también queremos trabajar en el compromiso ciudadano para que nuestro Estado y desde luego nuestra ciudad sea cada vez una ciudad más amable, donde se pueda convivir en paz, que se acabe todo aquello que la destruye, especialmente la violencia y el robo cotidiano.

Mons. Rogelio apuntó como la Iglesia también ha sido víctima de la delincuencia: "Ustedes saben que se ha acrecentado el número de robos a domicilio, nosotros mismos hemos tenido que soportar esta situación, robaron nuestras oficinas del Tribunal Eclesiástico, robaron en nuestras oficinas de la Pastoral Vocacional y también en algunas capillas han robado cometiendo sacrilegios como ocurrió en una capilla del municipio de Escobedo".

"Lo grave fue en una capilla de la parroquia de Escobedo, ahí se cometió sacrilegio porque al llevarse los vasos sagrados tiraron las hostias consagradas en el suelo, esto nos había ocurrido no hace mucho en la parroquia de San Rogelio y así también en otras comunidades, nosotros creemos que es necesario focalizar esta problemática que tiene esta metrópoli porque si aumentan los robos a domicilio se va haciendo un ambiente de mayor problemática y violencia".

Finalmente añadió: "Nosotros tenemos que formar a los católicos, un católico no puede robar, un católico no debe robar y tenemos que trabar en la conciencia social del pueblo, porque ni con mil policías en cada esquina podría resolverse si no hay conciencia moral del pueblo".

Por. Juan Pablo Vázquez Rodríguez.