Búsqueda de Documentos
Mes :
Año :

Búsqueda de Textos

Julio 2011
 
/ 2011
Decreto
 
Asunto: SOBRE LA CATEQUESIS PREMATRIMONIAL Y LA PRESENTACION MATRIMONIAL
 

Prot. No. 336/2011

A toda la Iglesia que peregrina en Monterrey, Paz y bien.

En la Iglesia estamos viviendo la experiencia de nuevos retos sobre todo en el plano sacramental. El matrimonio como institución esta corriendo el riesgo de ser rebasado por el ambiente de relatividad axiológica actual. Cada vez aumenta el número de los divorcios y de las peticiones de nulidades en los tribunales eclesiásticos. Todo esto nos conduce a considerar la importancia de la adecuada preparación no sólo en el campo de la formación, sino también en la atención seria de los trámites para realizar matrimonios válidos y verdaderamente estables.

En su reciente discurso a la Rota Romana (22.1.2011), el Papa Benedicto XVI invitó a superar la mentalidad en ocasiones prevalente de la separación del derecho canónico con la pastoral, escuchemos al Santo Padre haciendo referencia a su Sucesor Juan Pablo II: "no es cierto que para ser más pastoral, el derecho debe de hacerse menos jurídico" AAS 82 (1990) p. 847.

El Papa hace hincapié en considerar la dimensión jurídica que está inscrita en la actividad pastoral de preparación y admisión al matrimonio. Quizás ésta no se percibe de manera inmediata. Se observa cómo en los cursos de preparación al matrimonio, las cuestiones canónicas ocupan un lugar muy modesto, sino insignificante, en cuanto se tiende a pensar que los futuros esposos tienen un interés muy reducido en problemáticas reservadas a especialistas. Sería muy conveniente que en la misma catequesis prematrimonial uno de los temas sea dedicado con la seriedad que requiere a la explicación de la presentación prematrimonial.

Esta difundida la mentalidad según la cual el examen de los esposos, las publicaciones matrimoniales y los demás medios oportunos para llevar a cabo las necesarias investigaciones prematrimoniales, entre los que se colocan los cursos de preparación al matrimonio, constituirían trámites de naturaleza exclusivamente formal.

En el mismo tenor subraya el Papa la importancia de la presentación matrimonial, esto con la finalidad de que el proyecto de los contrayentes sea realmente conyugal. El examen matrimonial tiene un objetivo principalmente jurídico: comprobar que nada se opone a la celebración válida y lícita de las bodas. Se trata de una ocasión pastoral única = que se debe valorar con toda seriedad y la atención que requiere = en la que, a través del diálogo lleno de respeto y de cordialidad, el pastor ayuda a la persona a ponerse seriamente ante la verdad sobre sí misma y sobre su propia vocación humana y cristiana del matrimonio. En este sentido el diálogo, siempre llevado en forma separada con cada uno de los contrayentes, al igual que los testigos, sin disminuir la convivencia de otros momentos con la pareja, requiere un clima de plena sinceridad, en la que se debería subrayar el hecho de que los propios contrayentes son los primeros interesados y los primeros obligados en conciencia a celebrar un matrimonio válido.

Requerimos hacer todo lo que este a nuestro alcance, como pastores responsables de nuestras comunidades, de que todo lo que atañe al sacramento matrimonial no adolezca de ningún aspecto fundamental para que sea efectuado de manera consciente, pleno y verdaderamente un acontecimiento de salvación en el marco del proyecto de Dios.

Exhortamos a considerar los cánones referentes a la atención pastoral y lo que debe preceder a la celebración del matrimonio (1063-1072) del C.I.C.

Deseamos que este nuevo formato de presentación matrimonial coadyuve a realizar más completamente nuestra labor pastoral y sea para el bien de las parejas que llegan hacia nosotros buscando nuestra atención sacerdotal.

Por tal motivo y en uso de nuestra autoridad ordinaria decretamos con carácter de obligatoriedad lo siguiente:

En primer lugar la catequesis prematrimonial se llevará a cabo antes de la presentación matrimonial. Considerando que dentro de la catequesis uno de los temas sea precisamente la presentación.

En segundo lugar el nuevo formato de la presentación matrimonial será aplicado, por acuerdo de todos los Obispos sufragáneos, en todas las parroquias de la Provincia Eclesiástica.

Este decreto entrará en vigor a partir del día 1º. De Enero del año 2012.

Cada obispo en su respectiva Diócesis determinará el tiempo de la vacación de la ley, para que el nuevo formato de la presentación sea conocido y pueda ser aplicado de una manera adecuada para bien de las parejas que soliciten contraer matrimonio.

A los 14 días del mes de julio del año del Señor 2011.



 
+ J. Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Monterrey
Pbro. Alfonso G. Miranda Guardiola
Secretario - Canciller